Atraso en el 43

Un anfitrión que llega tarde, un cake algo pesado, latas de más en el arroz, un arroz blanco en vez de amarillo, invitados bastante atrasados, el pollo que no se hierve, un asqueroso calor, ajíes algo negruzcos, escasa cebolla, ajos tercermundistas, polvos y más polvos, un queso por rallar, fallo en la mayonesa, el limón que se acaba, chicharritas de platanos de tres en tres, un turrón de yemas con olor a suavizador Four Seasson, palomitas de maiz que no se hinchan, pan de gloria o coffe cake?, fregadero imposible de vaciar, azúcar con café, un homenajeado demorado, felicitaciones a viva voz, fósforos por velas, olor a merengue quemado, un sofrito, una mezcla de arroz con pollo, un cubo de mayonesa, un arroz imperial demacrado, una cena en colectivo, postres variados, conversaciones laborales, algunas fotos esporádicas, música variada y distante.
Calor, ceniceros, cenizas, mesas mojadas, cubiertos, tragos, más calor, cena, dulces, trabajo, café, cigarros, música… ingredientes exactos, imprescindibles e irremplazables para hacer de esa celebración onomástica toda una tarde legendaria.