Concientizando Amaneceres

Diariamente, da igual la noche, da igual el estado anímico, da igual el hambre, da igual la hora…. pero religiosamente, el viaje matutino con el que comienza mi rutina diaria hacia el trabajo, de pie, aguantado en la guagua con mis escasas fuerzas mañaneras; simplemente se resume a una melodía de bostezos y pestañeos incontrolados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *